Centro de Innovación y Educación

“Investigar es un juego interesante”

 

DSC 0117

La Feria Mexicana de Ciencias e Ingenierías 2012, que se llevó a cabo del 25 al 26 de octubre en las instalaciones del CIE, arrancó con una interesante plática de divulgación científica a cargo del Dr. Carlos Aguilar Sahagún, investigador del Instituto de Investigaciones en Materiales de la Universidad Nacional Autónoma de México, quien compartió a decenas de estudiantes de nivel preparatoria y secundaria una disertación titulada: “Investigar es un juego interesante”.

Durante su plática el expositor empleo una dinámica para motivar a los jóvenes a hacer preguntas de forma ordenada y de manera sistemática, para luego hacerles ver que esa metodologías es precisamente la que utilizan todos los investigadores.

Aguilar Sahagún dijo que al hacer esto se ordenan los pensamientos. Y esto permite realizar cuestionamientos concretos que nos conducen después a conclusiones que puedan catalogarse como científicas.

El investigador comentó que hace mucha falta tener una idea más clara sobre como es que funciona la investigación científica. Incluso señaló errores que comúnmente se cometen en el ámbito profesional al realizar más de una pregunta a la vez, como en algunas encuestas.

De esta manera el expositor insistió en que hay una necesidad de enseñar a las personas a que las preguntas se deben hacer una sola a la vez para poder llegar a mejores conclusiones, más aun en el ámbito educativo donde por los contenidos se tienen que estar revisando y actualizando continuamente.

Además de estos aspectos, Aguilar Sahagún dijo que hacen falta también esfuerzos como el que lleva a cabo la FMCI, para incentivar a los estudiantes a interesarse más por estos temas más allá del aula e involucrar a los profesores y a los padres de familia en la necesidad de formar más y mejores investigadores cada día.

Asimismo, opinó que hace falta también más inversión en ciencia y tecnología a lo largo de todo el país, pero no solo en lo que a políticas públicas se refiere, sino a las aspiraciones que tenemos sobre el desarrollo.

Por eso mismo, concluyó que es imperante que la población en general esté convencida que un país sin ciencia no tiene futuro. Y que debemos adentrarnos en una labor general de convencimiento, de manera que el empresario -por ejemplo- entienda que si gasta no está gastando propiamente, sino que está invirtiendo en ciencia o tecnología. Y que esto va ha tener frutos a largo plazo.